Es la mayor recompensa de una vida fiel. El dinero no puede comprar este sueño; sin embargo está a disposición de todos nosotros. El precio infinito de este sueño ya fue pagado por Jesús. (Colosenses 1:20).

 

Videos del Curso:

Leave a Reply

Your email address will not be published.